El maltrato Psicológico es un género de violencia sigiloso, invisible, prácticamente inapreciable y realmente difícil de identificar por la propia víctima sobre todo en su comienzo y por su ambiente en todo el proceso del maltrato Psicológico, puesto que pese a que los comportamientos del maltratador son sistemáticos, sostenidos en el tiempo y repetidos, prácticamente siempre y en toda circunstancia verbales, gesticulares y para- verbales con la meta de ir menoscabando la estabilidad sensible de la victima (devaluando, culpando, amedrentando) hasta conseguir la completa cancelación de su víctima en el peor caso, puesto que prácticamente siempre y en toda circunstancia actúa de esta manera cuando la víctima está sola y sin posibilidad de solicitar ayuda. Aun cuando el maltrato Psicológico es social (dejándola en absurdo delante de amigos o bien conocidos por poner un ejemplo), la víctima lo excusa y lo justifica por miedo a represalias mayores en la mayor parte de los casos y asimismo pues piensa que si le hace caso en todo cuanto le solicita, va a mejorar su relación y conseguirá su aprobación y valoración consiguiendo ser más querida. El maltratador Psicológico controla en buena medida todo lo que pueda alertar a el resto de su maltrato Psicológico y lo hace de la manera más despreciable, puesto que se aprovecha del amor que siente su víctima por él.

Si bien el maltrato Psicológico se da en diferentes campos (familiar, laboral, pareja…) y el atacante pueda ser cualquiera (un hijo cara sus padres; un padre cara toda la familia o bien cara un solo componente; Una mujer cara un hombre ; Un hombre cara su pareja o bien del revés), centro el artículo en el maltrato Psicológico en la pareja, y más específicamente del hombre cara la mujer por ser el de mayor prevalencia y asimismo pues lo baso en mi experiencia como psicóloga con población de violencia sexista, donde los usuarios del programa social desde la aparición de la Ley de violencia sexista, eran y son mujeres física y psicológicamente maltratadas mayoritariamente.

Afirmaba que un maltratador Psicológico puede ser cualquiera. Asimismo una víctima puede ser cualquiera. Mujeres con estudios universitarios, sin estudios, de manera exitosa laboral, sin éxito, ricas, pobres, con buena situación asociado-familiar y un largo etcétera
Por norma general, a todo atacante Psicológico, les une unas características: Son personas supervisoras, sexistas, inseguras de sí, con baja autoestima; carentes de empatía y de compasión cara el resto, intolerantes a la frustración y con ansias violentas de poder, y afables o bien muy afables con el resto de la gente. Tras una demanda, se escuchan comentarios de su ambiente como: “semeja increíble con lo cautivador que parecía”.

Las estrategias de control del maltratador Psicológico cara su víctima van desde hacerle opinar, que es una mujer que no vale nada, que absolutamente nadie en su juicio quisiese hacerse cargo de ella y mucho menos quererla, quién quererá a semejante piltrafa humana; que está mal de la cabeza y que no podrá valerse por sí sola en ningún campo (social, laboral, familiar); que terminará por echarla de casa si no hace lo que dice; la amenaza con quitarle a los niños; con quitarse la vida aun. La culpa de su falta de éxito en la vida; la amedrenta con chillidos y ademanes agresivos; ironiza con su aspecto o bien con sus ideas y/o creencias; la fuerza a sostener relaciones sexuales; la cautiva a fin de que deje de trabajar y se nombra absoluto dueño de su dinero y recursos, controla su economía dándole poco dinero, para gastos mínimos, que debe justificar siempre y en todo momento y si no lo hace los castigos van a ir en aumento; controla sus conversaciones; sus correos hasta lograr el aislamiento total. Usa su repertorio conductual de maltratador Psicológico para lograr su cancelación como persona. Le deja claro que solamente vale es lo que ordena y manda. Pues es superior y debería estar “agradecida” de que un ser tan valioso y perfecto como que, pudiendo estar con una mujer válida y hermosa, tenga la deferencia de encargarse de una mujer tan imperfecta y también inválida en todas y cada una de las áreas de la vida y además de esto poco afortunada o bien aun fea y….

Normalmente, las peculiaridades que unen a las víctimas: Al comienzo del maltrato Psicológico creen a su atacante. Creen que lleva razón y son las que fallan y van cobijando la esperanza de que si hacen caso en todo es posible que la relación mejore y que logren que su atacante las quiera más. Ahí empiezan las consecuencias del maltrato Psicológico: reduce su autoestima, y con el tiempo empiezan a padecer indefensión, puesto que verifican que hagan lo que hagan no logran nada. Al revés aumentan los castigos. Aparece Ansiedad, Agobio, Perturbaciones del sueño e inclusive insomnio. Inconvenientes fisiológicos: dolores intensos de cabeza, inconvenientes gástricos, hipertensión… A nivel cognitivo: sensación de estar atrapadas sin ver la salida; su desempeño reduce clamorosamente en cualquier actividad que pretenda efectuar como estudiar, en el trabajo e inclusive en las labores familiares. Y para rematar…llega el completo aislamiento social, nada de amigos, familiares (solo en contadas situaciones y si está delante) para asegurarse que de ninguna de la formas logre alertar a el resto de lo que vive con su “cautivador” marido.

Puede pasar un buen tiempo sometida al maltrato Psicológico diario con el progresivo incremento del deterioro de la víctima hasta el momento en que, logra ingeniárselas para solicitar ayuda a familiares y amigos que, de creerla pueden asistirla a que se separe primeramente del maltratador y a que denuncie la situación y de esta forma, acceder a la protección del Estado acrecentando la probabilidad de ver algo de luz a su situación y reducir el peligro a cobijarse (como vía de escape) en drogas, alcohol o bien conductas que atentan todavía más contra la salud.
Si piensas que puedes estar padeciendo malos tratos tanto físicos como Psicológicos, no creas lo que te afirma, el desequilibrado emotivamente es . Tú no tienes la culpa. No pretendas ni aguardes mudarle. No te quedes con él. Sal de la situación. Sepárate de él. No contactes con él bajo ningún pretexto. Solicita ayuda a la familia, a los amigos, a quien sea, busca soluciones sanas y viables mas no dejes que tu deterioro prosiga en incremento. Pide o bien tu familia ayuda psicológica y jurídica. Llamando al o16, en la policía, en la concejalía de la mujer de tu urbe o bien en Temas Sociales te informaran de los pasos a continuar en tu protección y en tu restauración hasta la superación del maltrato Psicológico.
Al fin, algo de luz al separarse del maltratador. La restauración de la víctima es lenta mas posible. Recobrar la estabilidad sensible perdida cuesta mucho mas es posible. Construirse nuevamente, y recobrar y fortalecer sus y también internos recursos cuesta mucho, mas es posible.
Como precautorio, resulta conveniente informar más y mejor a la sociedad de qué es el maltrato Psicológico y de sus consecuencias para prevenir su aparición al menor rastro, y cuando este ocurre poner a las víctimas bajo una ayuda psicológica. Formarnos y formar a nuestros hijos desde pequeños en la adquisición y desarrollo de habilidades sociales como la asertividad que, nos asisten a proteger nuestros derechos en todas y cada una de las áreas de la vida desde el respeto y la empatía a el resto, sin que nos sintamos mal ni culpables por esta razón y a reconocer y también identificar de manera rápida las agresiones por muy sutiles que puedan ser, y rehusar toda conducta que se distancie de la asertividad, como la sumisión o bien la agresividad que conducen en todo caso al malestar Psicológico y a la inhabilidad de lograr nuestros objetivos de forma saludable y eficiente.

Comments are closed.

Post Navigation